Conocer personas

Me encanta conocer personas. Seguramente acabes de imaginarte que me encanta ir a sitios nuevos y aprenderme el nombre de unas cuantas personas o incluso reírme un rato con ellas, pero no. Para mí la palabra conocer significa mucho más que eso, significa escuchar a alguien, analizar sus pensamientos, entender sus comportamientos y reacciones, empatizar. En el mundo de la empresa, esta capacidad de entender a las personas me parece fundamental, tanto para relacionarse con los compañeros como para ponerse en el lugar del cliente.


Para llegar a entender a alguien, me parece imprescindible escucharle, darle la oportunidad de que se abra a ti. Vivimos muy centrados en nosotros mismos, y la mayoría de las conversaciones que mantenemos con los demás son bastante banales y de poca importancia; por eso, escuchar de una forma más profunda resulta complicado. Además conocer a alguien requiere un cierto nivel de madurez, puesto que primero hay que entender los pensamientos y comportamientos de uno mismo y analizarlos, para después poder hacer lo mismo con los demás. Muchas veces se confunde esa madurez con la edad, pero me gustaría recordar que el cumplir años no implica un crecimiento personal y emocional.


Hay gente que crece y se conoce en base a libros, experiencias o simplemente reflexionando y cuestionando, pero yo tengo una manera un poco diferente de hacerlo y querría compartirla contigo. Hace cinco años entré en un mundo que me hizo abrir los ojos de una manera que nunca hubiera imaginado, el teatro. De un modo inconsciente, cada año, tienes que llegar a entender a una persona de la manera más profunda que puedas imaginar: tienes que convertirte en ella. Así es, cada vez que te asignan interpretar un personaje hay que entender cómo es, cómo se comporta, el por qué de sus acciones y muchas otras cosas hasta llegar a convertirte en él. A veces, puede que no te sientas nada identificado con esa persona, porque se comporta de una manera que tú jamás harías, pero ahí es cuando más aprendes, porque las personas siempre tienen una razón detrás de sus comportamientos y acabas entendiéndola.


Conociendo otras realidades y formas de vivir ajenas a tu vida consigues comprender a otros colectivos y grupos de la sociedad. Por ejemplo, puedes ponerte en la piel de gente con diferentes orientaciones sexuales, razas, situaciones económicas, enfermedades mentales, problemas sociales, familiares, ect. El crecimiento personal que esto aporta es obvio pero, además, el deseo de ayudar a estas personas, de vivir en una sociedad libre, de salir de nuestra forma de pensar cuadriculada que solo clasifica entre buenos y malos, personas raras y normales va aumentando poco a poco.


Hay muchas maneras de intentar entender y empatizar con los demás, lo importante es hacerlo para poder crecer como personas, conocer de verdad a la gente de nuestro entorno y poder comprender la diversidad en la sociedad, con todas las ventajas que esto aporta a los diferentes ámbitos, entre otros, el empresarial.



Observatorio de la moda

La Responsabilidad Social Corporativa, también conocida como RSC se inicia como una actividad vinculada a la reputación de las empresas, pero que poco a poco se convierte en un objetivo.


Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, apunta que los países del norte de Europa “llevan la delantera: quieren posicionarse como pioneros de moda sostenible”. En España, la respuesta ante el reto de la sostenibilidad viene de las marcas; en el extranjero, viene del consumidor.


¿Consecuencia?: España va más lenta.



Es necesario que haya coherencia en la comunicación al cliente. Cada vez más, la sostenibilidad tiene un componente estratégico para las empresas. Comenzó dependiendo del departamento de marketing y ahora está en gestión de riesgos. Aun falta trabajar en generar valor y nuevas oportunidades.


Nancy Villanueva, directora general de Interbrand, subraya la relevancia creciente de la sostenibilidad, que desde el punto de vista de la marca se está demandando por todas las audiencias. Por su parte, Pablo Bascones, director del área de RSC de PwC señaló que calidad, precio y moda todavíaa son los primeros criterios de elección de los consumidores al adquirir una prenda.


Desde mi punto de vista, la Responsabilidad Social Corporativa debería llevarse a cabo en todas las empresas y organizaciones. Esta actividad es elección de las mismas y se hace de manera totalmente voluntaria. ¿Qué perdemos por ayudar e intentar lograr un mundo más justo? Al fin y al cabo, son los pequeños gestos los que marcan las diferencias.


En el año 2016, H&M y Vogue España lanzaron una colección de vaqueros sostenibles de la  mano de tres jóvenes diseñadores. Unieron fuerzas, en una tercera edición, en el lanzamiento de una colección sostenible de la mano de Herida de Gato, Leyre Valiente y Juan Carlos Pajares, en el marco de la colección “re-nace el vaquero”. Estas prendas están fabricadas con algodón orgánico y algodón reciclado proveniente de la iniciativa de recogida de ropa usada llevada a cabo por H&M.



Datos relevantes



¿Sabías que la moda es la segunda industria que más contamina? La esperanza: la responsabilidad social corporativa y el modelo eco-friendly,


Por detrás de la industria de la moda, se encuentra la del petróleo; sin embargo, a diferencia de ésta, en el caso de la moda el consumo insostenible de recursos naturales y el impacto medioambiental, apenas se miden.


  • Un norteamericano medio tira unos 37kg de residuos textiles al año.

  • Sólo el 10% de la ropa que donamos se vende en puntos de venta locales. La mayor parte termina en países en vías de desarrollo donde desaparecen la producción local de moda y cuajan talleres con producción externalizada de países de primer mundo.

  • Cada día se derraman más de 50 millones de litros de resíduos curtidos en el Ganges. Los químicos pesados como el cromo 6 llegan a las granjas locales a través del suelo y

los productos agrícolas que se cultivan e incluso al agua potable, afectando a la salud de todos los locales.


Tendencia de la economía colaborativa


Existen tendencias entre los consumidores que nos indican que cada vez vamos a compartir todo lo que tenemos con todo el mundo. La economía tradicional que conocemos, pasará a ser la que llamamos una economía compartida o el consumo colaborativo.  Este modelo de economía evoluciona las formas tradicionales de compartir o intercambiar y se consigue gracias a la evolución de internet, y la innovación las nuevas tecnologías. Unas de las grandes tendencias que ha evocado este auge de compartir, viene de la necesidad de llegar a un servicio o producto sin necesidad de comprarlo. Lo cual todo indica que el sistema de compra venta de coches que hasta ahora conocemos, tiene fecha de caducidad.

Según un estudio de ECODES, existen varias razones para el crecimiento de este modelo de consumo colaborativo.  

  1. La crisis del 2008, la gente busca modos de ahorrar su dinero y de poder generar ingresos.

  2. La socialización. Generan comunidades que luego estos crean nuevos modelos de negocio. Buscan la confianza y la socialización.

  3. Razones empresariales. Las empresas se basan en un modelo de estos ya que existe una oportunidad de negocio en ella.

  4. Medioambientales. El intercambio genera una economía sostenible que combate al hiperconsumismo.

  5. B2C y C2C. En el B2C la empresa se encarga de comparar los productos y de alquilarlos. En el C2C son los propios clientes quienes alquilan sus bienes privados.

Como bien venimos diciendo, la movilidad es un ámbito que ya está sufriendo estos cambios. Existen dos modelos diferentes de movilidad, por un lado, el carpooling y por otro el carsharing. El carpooling es un sisema donde se comparte el coche cuando se va de viaje o se hace un trayecto largo. El conductor es el propietario del coche y comparte los asientos libres con otros pasajeros, un ejemplo de ello el famoso Blablacar. El carsahirng por su parte es un servicio de alquilar por horas o días un coche, por ejemplo, Car2go.

En un estudio que hicieron que hicieron los de Xataka en 2016 afirmaron que la clave del futuro era el carsharing y que probablemente pueda evitar que en un futuro aumente la compra de coches. Gracias a los coches eléctricos es posible que la sociedad se vea envuelta en una revolución de la movilidad urbana. La alternativa que estamos planteando nosotros y que ha puesto en marcha Car2go o Emov es muy interesante y tienen mucho valor y que en un futuro desaparezcan los coches de la ciudad y que solamente usemos coches compartidos; “la oferta existente en ciertos escenarios en los que tener un coche a nuestra disposición realmente puede aportar mucho valor” (Pastor, 2016)

En un artículo de The Economic Time  nos da algunas pistas sobre porque los ciudadanos están cambiando su forma de moverse de la ciudad. Por un lado, están cansados de atascos y de largas esperas en las ciudades grandes, por otro, aparcar un coche es un reto, la gasolina que usan los coches tienen un precio muy alto, el Gobierno está preocupado por la huella medioambiental de carbono que dejan los coches y por último, con las nuevas soluciones de coger un coche que este a su disposición provoca que vaya decreciendo la compra de los coches. “One car-sharing vehicle is estimated to replace at least three privately-owned ones.” (Goyal, The Economic Time, 2018)


La movilidad urbana está cambiando a una era más modernizada donde los coches propios irán desapareciendo abriendo paso a coches que se pueden compartir cuando se quiera y donde se quiera. Las tecnologías nos dan indicios sobre este cambio y en algunos lugares se está dando el cambio. Cada vez estamos más concienciados con el medio ambiente, lo cual, esto significa que cada vez somos más conscientes del impacto medioambiental que acarrea el usar el coche solo para nosotros mismos. Así que, si se trata de ayudar al medio ambiente y además nos sale más barato, optamos por le mas económico que es el de compartir.

Los seleccionados para la dinámica de grupo aportaron que si tuviesen coche cogerían el coche antes que el transporte para llegar a ciertos puntos donde es imposible llegar. Confían más en proyectos como Car2go o Emov ya que confían más. Pero si todo lo que conlleva el alquiler de coches propios está bien atado y bien asegurado, no tendrían ningún problema.

Según el informe presentado por Minsait, que trata sobre El sector del seguro, la transformación hacia el risk management integral y personalizado y de tendencias del sector asegurador 2017, “En mitad de un contexto sectorial de fuerte competencia de precios, el cambio en el comportamiento del consumidor, los avances tecnológicos y la facilidad para financiarse de empresas que atiendan las nuevas necesidades, están consiguiendo que el mapa del sector, que parecía una foto fija, esté cambiando.” (Minsait, 2017)

Con las nuevas tecnologías aparecen nuevos riesgos, lo que se necesita es que un nuevo modelo de seguros haga frente a los fraudes y que tenga un control sobre ello. “Se calcula que en el año 2022 habrá 700 millones de vehículos conectados en el mundo y el seguro tradicional del automóvil está obligado a adaptarse a esta nueva realidad”

Las casas de seguros Allianz y Zurich son las aseguradoras pioneras en este asunto de la economía compartida. Las dos aseguradoras son las únicas que se atreven a afrontar el riesgo que conllevan este tipo de negocios y parece que les va bien. Allianz ha presentado un proyecto con la que pretende afrontar la renovación de la economía colaborativa y la tecnología. Se ha adentrado en las nuevas oportunidades de negocio que brindan las tecnologías y ha diseñado un proyecto para el la economía colaborativa siendo el partner de empresas como Car2go.


INTELIGENCIA EMOCIONAL

A lo largo de nuestra educación académica se nos proporcionan diferentes conocimientos y enseñanzas. Nos hablan de diferentes inteligencias, pero no nos educan ni hacen hincapié en una de las más importantes, por no decir la más necesaria; la inteligencia emocional.

 

El concepto de inteligencia emocional hace referencia a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. La persona que desarrolla esta habilidad es por lo tanto hábil a la hora de manejar los sentimientos.

 

Para David Goleman, creador de este concepto, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

 

Alguien que dispone de inteligencia emocional es alguien que tiene una mayor capacidad de relación, ya que logra ponerse en la posición de los demás; logra utilizar las críticas como algo positivo, ya que las analiza y aprende de ellas. Sabe encauzar las emociones negativas, y sabe hacer frente a los contratiempos.

 

La persona que cuenta con niveles importantes de inteligencia emocional consigue los siguientes objetivos en su relación con los demás:

 

-          Quienes le rodean se sentirán a gusto con él/ella

-          Al estar a su lado no sentirán ninguna sensación negativa; es decir, no será una relación tóxica

-          Generará una confianza la cual servirá para que cuando alguien necesite algún consejo tanto a nivel personal como profesional, cuenten con esa persona

 

Analizando esta serie de características, considero que un líder se puede ver reflejado en ellas. Pero no por ello debe de ser la única persona que desarrolle esas cualidades, por lo que, una empresa en la que se trabaje la inteligencia emocional además de otra serie de competencias, tendría un funcionamiento más eficaz ya que mejoraría la relación entre las personas interna y externamente.

ESPERO HACERTE REFLEXIONAR

Hola,

Estoy enamorada del mundo en que vivimos, solo quería hacértelo saber.

Desde pequeña he tenido curiosidad por conocer y visitar lugares, montañas, mares, culturas… y aprender más acerca de ellas. Y es que a mí la naturaleza, los bosques, las olas, los animales, los atardeceres… me encantan.  En efecto, es unas de las razones por las que decidí estudiar la carrera que estoy cursando.

Siguiendo con mi declaración, siempre me ha parecido que debemos tratar el mundo con delicadeza; ensuciándola y destrozándola lo menos posible. Por ello, soy de esas personas que cierran el grifo cuando se lavaban los dientes, tardan relativamente poco en ducharse, no les gusta utilizar una nueva bolsa de plástico cada vez que compran algo (mejor si no utilizan bolsas de plástico) y aunque les cueste un poco de tiempo, separan las anillas de un cuaderno para poder reciclarlo.

Pero me parece que todavía puedo hacer muchas más cosas para reducir mi impacto negativo en el medioambiente. No sé si lo sabréis, pero la industria de la moda es la segunda mayor contaminante de agua del mundo y una de las grandes causantes del calentamiento global.  Así que he decidido no comprar “fast fashion”. La moda rápida se puede definir como ropa barata y moderna que se produce rápidamente capturando todas las nuevas tendencias que vallan surgiendo. Por lo que su objetivo no es crear prendas de calidad que guardes durante mucho tiempo, sino que impulsar a que la gente compre y siga comprando.

Para conseguir este objetivo, de ahora en adelante, voy a ser consciente de lo que compro y bajo qué circunstancias se fabrica lo que compro.  De este modo intentaré comprar prendar que me duren años y de tiendas que tengan un impacto positivo en el medio ambiente y la sociedad.

 Estas acciones, no solo tienen un impacto positivo en el medio ambiente, sino que también ayudan al ser humano: poder respirar un aire más limpio, por ejemplo, favorece nuestra salud.  Por último, yo personalmente, después de saber el daño que causamos a nuestro planeta, me siento más tranquila y aliviada al saber que con acciones simples y diarias contribuyo al mantenimiento un planeta limpio y mejor para todos.  

FUGA DE EMPRESAS EN CATALUÑA

En el año 2012, comenzó el Proceso soberanista de Cataluña, más conocido como el “procés”, un conjunto de hechos con el objetivo de lograr la autodeterminación y la independencia que se han ido desarrollando hasta día de hoy. La cumbre de este “procés” fue sin lugar a duda el 1 de octubre de 2017, el día en el que tras continuas diferencias políticas, se realizó un referéndum. Este referéndum era completamente ilegal y no era vinculante pero pese a ello, hubo consecuencias sociales, políticas y económicas muy duras.

Desde la consulta convocada el 1 de octubre, los titulares con el nombre de empresas que abandonaban Cataluña han sido una constante y que claramente ha dejado a Cataluña en un saldo negativo entre salidas y llegadas de empresas a la comunidad. A día de hoy, un total de 5.350 de empresas se han ido de Cataluña a otras comunidades autónomas según datos del Colegio de Registradores Mercantiles. Que las empresas se vayan de Cataluña no quiere decir que vayan a retirar sus infraestructuras o que no vayan a actuar en el comercio catalán, quiere decir que trasladan su sede fiscal y a partir de este movimiento empezaran a tributar en la comunidad autónoma que se hayan instalado.

En España todas las comunidades tienen el mismo régimen económico (menos País Vasco y Navarra) y con esto me refiero a que a niveles generales, una empresa va a tener que pagar lo mismo en Barcelona que en Madrid pero no es lo mismo donde lo vaya a pagar. La mayor parte de los impuestos van para el estado español para que luego este los distribuya mediante el sistema de financiación pero el problema para Cataluña viene con los impuestos autonómicos además de la facturación de las empresas. Existe el impuesto de orden municipal o el de actividades económicas y uno más importante aún, el impuesto sobre transmisiones patrimoniales que se paga donde la empresa vaya a realizar su mayor actividad mercantil por lo que esta deslocalización de tantas empresas tiene un impacto abundante en la economía catalana.

Una vez dicho esto, la pregunta es clara. ¿Por qué se van las empresas de Cataluña? Esta deslocalización se debe a la inestabilidad generada por el “procés” pese a que el Estado Español mantenía que no tenía ningún tipo de legitimidad. Los políticos independentistas decían que iban a luchar por la independencia con su eslogan “cueste lo que cueste” y las grandes empresas y los bancos comenzaron a imaginarse una Cataluña independiente fuera de la Unión Europea, lo que acarrearía terribles consecuencias tanto para la economía como para la propia empresa. Además de esto, esta inestabilidad no beneficiaba a ninguna empresa debido a que los inversores podían ver riesgo en invertir en una empresa la cual estaba situada en esta comunidad autónoma y esto tampoco les beneficiaria en absoluto. Unas de las empresas mas conocidas que se fueron son La Caixa, Sabadell y Freixenet.

Por otro lado, hay otras empresas que decidieron quedarse mientras el ordenamiento jurídico no cambiase y se estableciesen buenas relaciones entre España y Cataluña. Un ejemplo de estas empresas es Lidl.

También es oportuno destacar que en Cataluña la creación de nuevas empresas ha caído en picado este año superando marcas negativas del año 2013, la última crisis inmobiliaria.

En conclusión, haciendo referencia a temas puramente económicos, creo que España y Cataluña deben permanecer unidas porque juntas son mucho más fuertes y la separación tendría consecuencias económicas inimaginables afectando más negativamente a Cataluña.

EL TESORO QUE DESCONOCEMOS

El otro día, como todos los días, me senté en mi sitio favorito de San Sebastián dispuesta a injerir mi dosis mañanera de cafeína. Mientras removía la flor pintada en la espuma de la leche de mi taza, no pude resistirme a escuchar la conversación que mantenían los de la mesa de al lado. Al girarme, para mi sorpresa, , se encontraba sentado un grupo de jóvenes de  entre 15 y 17 años. Estaban hablando sobre multilingüismo. Algunos de ellos defendían la idea de compartir un mismo lenguaje en todo el mundo, para así, poder comunicarnos todos con todos sin problema alguno. Al contrario, una minoría pretendía alzar la importancia de conocer y aprender más de un idioma.

 

Lo que ellos no sabían, es que 3.000 lenguas se encuentran en peligro de muerte. Es decir, la mitad de las lenguas que se habla hoy en día en todo el mundo. Según UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, estas lenguas puede que desaparezcan a lo largo de este siglo y el uso de las nuevas tecnologías no hace más que agrandar este problema. 

 

La idea de disponer de un único lenguaje en todo el mundo puede que facilite mucho las relaciones sociales como también las empresarias y políticas, pero ¿cuánta riqueza se perdería con la desaparición de cada idioma? Nos encontramos en una localización donde este tema

 

 

Hoy en día, son 24 las lenguas oficiales de la Unión Europea. Como señala la propia web de la Unión Europa, “existen más de 60 lenguas regionales o minoritarias que cuentan con un total de unos 40 millones de hablantes”, de los cuales uno es el euskera. 

 

La enseñanza de distintas lenguas nos admite viajar a distintos países del mundo. Viajar puede ser una herramienta muy valiosa a la hora de conocer otras culturas y así ampliar nuestros conocimientos. Además, si no se conoce el idioma del país al que viajemos, se disminuyen mucho las oportunidades de encontrar trabajo y dificulta el estudio el estudio en el extranjero. En el misma Europa, las empresas demandan cada vez más trabajadores que sepan hablar más de dos idiomas ya que necesitan personal multilingüe para trabajar en un mundo cada vez más globalizado.

 

La mejor manera de aprender idiomas además de la materna, es que los niños desde su infancia entren en contacto con dos idiomas extranjeros. Está demostrado, que esto último ademas de acelerar el aprendizaje de las lenguas, puede mejorar en la eficiencia del lenguaje materno.

 

Cada vez son más los centros que ofrecen una educación bilingüe. Por ejemplo, la Universidad de Deusto dispone de tres idiomas para cursar las distintas asignaturas: euskera, inglés y español.

 

 

LO QUE HE APRENDIDO TEDxUDeusto

Por segundo año consecutivo el campus de Bilbao de la Universidad de Deusto ha organizado la conferencia TEDxUDeusto. Este año el tema era ImpACT, es decir el impacto mediante la acción. Todos los ponentes nos hicieron pensar y nos inspiraron desde sus ámbitos sobre el impacto que teníamos como individuos y como sociedad.

Después de conferencias como estas, todos los asistentes salimos con ganas de comernos el mundo, comentando que deberían de hacerse más conferencias como éstas y del cambio que tienen éstas a las puertas de los exámenes, mientras pensamos qué queremos hacer con nuestra vida.

Uno de los objetivos de ESME Junior Empresa es impulsar la proactividad de los estudiantes y realizar proyectos que nos motiven y nos desafíen y nuestros compañeros del campus de Bilbao nos mostraron que no somos los únicos.

Llenar un auditorio con 600 personas no es tarea fácil, por lo que muestra que los estudiantes cuando nos juntamos y mediante el trabajo bien realizado y con ilusión conseguimos cosas tan irrepetibles como la cita de este sábado. De esa manera, enriquecemos nuestras experiencias universitarias, creando impacto en nuestro alrededor, porque no hay mayor impacto que el que hacemos todos juntos.

UN TEMA DE REPOSTERÍA

¿Sabéis que le dice un cupcake a una magdalena? “Si no eres diferente, tiendes a ser básico y barato”

Esta metáfora, es una de las maneras más fáciles de mostrar lo que significa diferenciarse y aportar valor, puede que la base o masa sea la misma, pero eso no lo es todo en el mundo empresarial. Ya nos advertía Marta Iraola el año pasado cuando nos decía que “no es sólo ser, sino parecer”.

El concepto de Personal Branding o Marca Personal es el concepto de forjarte una imagen propia haciendo uso de distintas herramientas. Una marca personal bien cuidada, junto con los conocimientos adquiridos durante la formación recibida, incrementan exponencialmente el grado de atractivo que se tiene frente a las empresas del entorno.

Un año más, desde Esme hemos decidido organizar un pequeño curso sobre el tema, ya que nos parece algo básico para nuestra vida profesional. Se tratarán herramientas como LinkedIn, la mejor red social empresarial con diferencia y se nos mostrará la estrategia a seguir para moverse eficientemente por las redes con el fin de crear tu marca personal.

¿Y tú? ¿Quieres ser una magdalena o un cupcake?

·         Día: miércoles 25 de abril

·         Hora: 16:00-18:00

·         Sitio: Aula Digital (Mateo Ricci)

·         Precio: 5€

Si te hemos convencido, envía un correo a comunicacion@esmejunior.com con:

Nombre completo, grado y curso.

Nos vemos pronto.

CÓMO SACAR BRILLO A UNA ESTRELLA

El País Vasco es una comunidad autónoma donde la cocina está muy arraigada y donde en los
últimos años ha vivido una transformación increíble, donde la innovación de los mejores
cocineros ha llevado a convertirla en la comunidad autónoma con más estrella Michelín per
cápita. Admitámoslo, a todos nos encanta que la cocina de nuestra tierra sea tan valorada,
¿pero sabemos realmente qué se esconde detrás de un restaurante con estrella Michelín?


El restaurante Azurmendi del cocinero vasco Eneko Atxa fue uno de los últimos restaurantes
en recibir la tercera estrella Michelín, la mayor distinción de la reconocida guía turística, sin
embargo, su rentabilidad sobre ventas apenas superaba la cifra del 4%. Este es sólo un caso de
los muchos restaurantes que, pese a tener una reputación y valoración exquisitas, no
consiguen reflejarlo en su cuenta de resultados, y es que sólo cocineros con muchos años en el
sector consiguen llegar a cifras del 15%, como es el caso del restaurante Arzak.


¿Pero por qué no consiguen una mayor rentabilidad con los precios que tienen? Los cocineros
de esta talla, además de ofrecer platos de nivel, tienen que transformar el menú en toda una
experiencia única, lo cual implica tener un ejército de cocineros y camareros que se ocupen de
que el cliente se encuentre satisfecho en todo momento. Por otro lado, los costes fijos tienden
a ser muy altos, debido a que muchas veces estos negocios se encuentran en locales con una
ubicación y decoración espectacular.


Para hacer frente a esas bajas rentabilidades muchos cocineros han optado por desarrollar
otros modelos de negocio utilizando lo mejor tienen: su nombre. Las vías para conseguir más
dinero son muy variadas, desde lanzar líneas de producto propias, ceder derechos de imagen y
publicitarios a otras empresas hasta aliarse con grandes grupos hoteleros para abrir
restaurantes bajo su nombre en sus hoteles.


Los mejores cocineros han logrado crear platos espectaculares, pero en la mayoría de los casos no han conseguido gestionar sus restaurantes de forma que el resultado económico sea
igualmente espectacular. Sin embargo, el explorar nuevas vías de negocio les ha permitido
seguir experimentando y dedicarse a lo que más les gusta sin la presión constante de conseguir unos beneficios, consiguiendo así un negocio viable sin dejar atrás sus ambiciones.