LOS LÍMITES DE LA CIBERSEGURIDAD

En la sociedad de hoy en día, en la que los productos 4.0 son cada vez más inteligentes y están
más presentes en nuestras vidas y en cosas más cotidianas, a menudo nos olvidamos de las
amenazas y peligros que estos pueden acarrear.
La industria 4.0 y el avance tecnológico van desarrollándose cada día que pasa, y aunque ahora
continúe siendo un concepto muy reciente, estos nuevos productos inteligentes están
consiguiendo cosas inimaginables hasta hace escaso tiempo. Desde hace unos años, con la
aparición de las apps móviles y la evolución del internet, cada vez se les ha concedido más
acceso a nuestra información a estos servicios, y éstos se han acabado adaptando a nosotros.
Quién hubiera dicho hace veinte años que sería posible acceder a la habitación que tienes
reservada en un hotel simplemente pasando tu móvil por un lector, ¿y saber dónde se
encuentra tu hija a tiempo real? Sí, hoy en día todo esto es posible, pero todo gracias a la
información que depositamos en estos dispositivos; nuestro nombre, edad, gustos, ubicación…
Como es evidente, todos estos datos son de utilidad para las empresas, ya que les ayudan a
averiguar qué quiere el consumidor exactamente y de qué carece. Estas empresas aseguran la
privacidad de los consumidores y la protección de sus datos personales. Hasta ahí todo estaría
bien, el problema es cuando terceros consiguen acceder al sistema y rompen esta falsa
ciberseguridad, ¿entonces cómo podemos cerciorarnos de qué somos los únicos que tenemos
acceso a ellos?
Justo hace unas semanas, una de las empresas más importantes y punteras globalmente en la
actualidad, Amazon, ha vuelto a dar que hablar con la propuesta de un nuevo proyecto un
tanto controvertido. Éste se llamaría ``Amazon Key´´ y consistiría en que tras realizar una
compra en Amazon, cuando el pedido estuviera listo, un mensajero de la empresa pudiera
abrir la puerta y acceder él mismo a la vivienda y dejar el paquete gracias a un código exclusivo
del cliente, conseguido a través de la app, y así evitar estar pendiente de la fecha y hora de
entrega del pedido en tu domicilio.
Debido a todo esto es por lo que cada vez se le esté dando más importancia al problema y esté
empezando a ser un conflicto más gubernamental que empresarial. La era de la auténtica
inteligencia artificial se acerca y debemos asegurar la seguridad en sitios web y dispositivos
inteligentes.
Fabricantes y consumidores a menudo pecamos de insensatez y pasamos por alto lo que el
progreso tecnológico puede ocasionar. ¿Realmente estamos preparados para vivir en una
sociedad totalmente informatizada y somos conscientes de sus peligros? ¿Encaja con nuestro
modo de vida o tendremos que adaptarnos a ella, en vez de ella a nosotros?