El cajón de la empresa

Muchas veces la gente mezcla la situación de la empresa con la situación de la tesorería de ésta. Una empresa puede estar en una buena situación de cara al futuro (cuentas anuales excelentes), pero la tesorería puede estar en negativo, como de igual manera, la tesorería puede estar en positivo  y la empresa puede estar en una mala situación. De todos modos, esto no es lo más normal, ya que es evidente que hay un mínimo de relación entre la tesorería de la empresa y la situación de ésta.

Considero de vital importancia que este “cajón” (palabra que me parece adecuada para describir la tesorería de la empresa) esté en constante movimiento de entradas y salidas de dinero, ya que nos muestra la actividad de la empresa.  A una empresa que está moviéndose de manera activa por medio de inversiones, compras y ventas, le pueden ir las cosas de mejor o peor manera, pero en lo que todos estaremos de acuerdo es que una empresa sin actividad, no obtiene ningún beneficio ni tiene ningún futuro, ya que no está ni produciendo ni vendiendo ni invirtiendo nada.

En nuestro caso al ser ESME, una organización sin ánimo de lucro, más bien de aprendizaje, aplicar lo explicado en el párrafo anterior es muy útil, ya que se nos permite fallar, cosa que en la vida diaria de empresas profesionales no se permite, porque quién sabe si ese error puede determinar el final de ésta. Creo esencial, como bien he mencionado anteriormente, que ese cajón descrito se abra y se cierre constantemente ya que eso significara que generamos acciones y promovemos su futuro.  Al fin y al cabo, lo realmente valioso para nosotros es cuando lleguemos al final del año, pararnos a pensar todas las cosas que hemos hecho y ver qué cosas hemos hecho bien y cuales en cambio hemos hecho mal, para así conseguir un plus de experiencia que un alumno normal no tiene.