Marketing 3.0: El marketing del futuro

Hoy por hoy, el marketing juega un papel fundamental en la comercialización de un producto o servicio. Es innegable la incidencia que tiene la mercadotecnia en nuestro comportamiento de compra, que poco a poco ha ido evolucionando, mayormente por las exigencias impuestas por nosotros los consumidores.

El concepto de “Marketing 3.0” fue presentado en 2010, con la intención de darle un nuevo enfoque al marketing, centrándose en las nuevas tendencias a nivel mundial, así como las nuevas tecnologías, los valores de las personas o su espiritualidad. Lo propuso Philip Kotler, el que es por muchos considerado padre del marketing.

Kotler presenta esa “evolución” de la siguiente forma:

  • Marketing 1.0: Se centra en el producto intentando satisfacer las necesidades básicas de los consumidores y su difusión se hace mayormente por medios tradicionales.
  • Marketing 2.0: La estrategia de marketing se desarrolla cogiendo como base al consumidor. Además, tiene en cuenta sus sentimientos y resalta la capacidad que tienen para elegir otros productos.
  • Marketing 3.0: Es el marketing que se centra en la persona, no como una contradicción del apartado anterior, sino como un perfeccionamiento del mismo. Se podría definir como un marketing con una base social y ética.

Se prevé que de cara al futuro este tipo de marketing va a ir ganando peso en un futuro cercano, sobre todo en los mercados donde la competencia es alta. Cada vez son más las empresas que se suman a esta tendencia, ejemplos de ello son Coca cola, The body shop, Lays

Por último, y en relación con esto, Kotler nos presenta lo que define como “los diez mandamientos del marketing”, lo que toda empresa debe tener en cuenta a la hora de lanzar un nuevo producto al mercado. (Info aquí)

¿Qué cuál es la principal conclusión que podemos sacar de este nuevo enfoque del marketing? Pues que los consumidores, cada vez son mas exigentes, y no se conforman solamente con satisfacer las necesidades básicas a la hora de comprar un producto. Por lo tanto, las empresas deberán reaccionar a nuevas tendencias, y estar abiertos a nuevas oportunidades si quieren mantener su posición en el mercado.