¿HORAS DE LUZ?

La próxima noche del 25 al 26 de marzo los relojes de nuestro país se adelantarán una hora, siendo a las 2:00 de la madrugada las 3:00, así anochecerá más tarde. El impacto económico de adelantar (o retrasar) 60 minutos nuestros relojes se traduce en el ahorro de energía principalmente.

El impacto energético se refleja en el ahorro de alrededor del 5% en el consumo de iluminación, equivalente a 300 millones de euros según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Este ahorro se da principalmente en el ámbito doméstico (90 millones de euros, 6 euros por hogar) ya que en la iluminación municipal por ejemplo, lo que se ahorra por la mañana se gasta por la noche debido a que anochece más tarde. Pero este cambio no tendría que ser la única razón por la que los hogares españoles ahorren, a través del consumo eficiente de energía a lo largo de todo el año y del ajuste de la calefacción entre otros hábitos, la cantidad de ahorro podría ser incluso mayor.

Pero no todos los impactos económicos del cambio de hora son positivos, para el turismo de las Islas Baleares entre otros es una mala noticia. Con el horario de verano el sector turístico gana horas de luz y por tanto horas de consumo de los clientes. Pero al cambiar en octubre al horario de invierno, esas horas de luz se pierden y por ello los ingresos que disfrutaba el sector con el horario de verano también. El tema de querer quedarse en el horario de verano ha sido muy debatido y al que se le han sumado ciudades como Valencia o Málaga.

Entonces habría que preguntarse ¿depende ahorrar en el consumo de iluminación solamente por el cambio de hora, o es algo que está en nuestras manos a lo largo de todo el año? ¿Realmente España debería tener la misma zona horaria cuando en Galicia anochece 50 minutos antes que en Barcelona?