INTELIGENCIA EMOCIONAL

A lo largo de nuestra educación académica se nos proporcionan diferentes conocimientos y enseñanzas. Nos hablan de diferentes inteligencias, pero no nos educan ni hacen hincapié en una de las más importantes, por no decir la más necesaria; la inteligencia emocional.

 

El concepto de inteligencia emocional hace referencia a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. La persona que desarrolla esta habilidad es por lo tanto hábil a la hora de manejar los sentimientos.

 

Para David Goleman, creador de este concepto, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

 

Alguien que dispone de inteligencia emocional es alguien que tiene una mayor capacidad de relación, ya que logra ponerse en la posición de los demás; logra utilizar las críticas como algo positivo, ya que las analiza y aprende de ellas. Sabe encauzar las emociones negativas, y sabe hacer frente a los contratiempos.

 

La persona que cuenta con niveles importantes de inteligencia emocional consigue los siguientes objetivos en su relación con los demás:

 

-          Quienes le rodean se sentirán a gusto con él/ella

-          Al estar a su lado no sentirán ninguna sensación negativa; es decir, no será una relación tóxica

-          Generará una confianza la cual servirá para que cuando alguien necesite algún consejo tanto a nivel personal como profesional, cuenten con esa persona

 

Analizando esta serie de características, considero que un líder se puede ver reflejado en ellas. Pero no por ello debe de ser la única persona que desarrolle esas cualidades, por lo que, una empresa en la que se trabaje la inteligencia emocional además de otra serie de competencias, tendría un funcionamiento más eficaz ya que mejoraría la relación entre las personas interna y externamente.