Jornada laboral de seis horas

La Ministra de Empleo Fátima Báñez ha anunciado que impulsará la aprobación de reducción de la actual jornada de trabajo, estableciendo por ley que ésta termine a las seis de la tarde,  manteniendo el mismo sueldo.

Esta jornada más corta, utilizada en muchos países europeos, parece dar sus frutos y ha resultado ser una beneficiosa estrategia empresarial, a la que cada vez más países y empresas se están uniendo.

La estrategia no sólo favorece a los trabajadores, sino también a los empresarios, ya que se ha podido comprobar que esta reducción de horas de trabajo puede llegar a aumentar la rentabilidad de las empresas. Los trabajadores van más contentos a trabajar y eso se refleja en su productividad. Se esfuerzan más en su trabajo, su grado de concentración es mayor, se ausentan menos y en definitiva, su grado de satisfacción general es mayor.

 

Muchos comerciantes, sin embargo, se oponen a la idea, la cual consideran un tanto utópica y no creen que dé los resultados esperados, por lo que prefieren mantener la jornada habitual de ocho horas. Piensan que las grandes empresas se pueden ver beneficiadas al seguir teniendo su horario normal y cerrar más tarde, lo que les permitiría abarcar todo el mercado desde las seis hasta la hora de cierre.