Oasis Navideño

Con crisis o sin ella, con más recursos o menos, con exámenes o sin ellos…  la época navideña siempre es fuente de incremento económico. Ese crecimiento tan corto en el tiempo como intenso en la fuerza con la que se da, se debe a diversas razones.

Por un lado, teniendo en cuenta que el salario anual de todos los trabajadores se divide en 14 pagas mensuales, un factor importante es el hecho de recibir una de esas pagas extra en estas fechas tan especiales. Ese “doble sueldo” y las tradiciones que gustan más o menos en función de gustos y posibilidades, incitan al consumidor a gastar mucho más que durante el resto del año.

Totalmente relacionado con ese factor laboral, durante las fiestas de navidad, de la misma manera que ocurre en verano, se crean un gran número de puestos de trabajo, que, pese a ser de una calidad discutible y de una duración no tan discutible, siempre suponen un ingreso plus en muchas carteras.  

Por otro lado, no nos podemos olvidar del juego y azar que tanto nos gusta a todos. Sí, efectivamente me refiero a la lotería. De hecho, el gasto medio en lotería gira en torno a los 230€ por cabeza.

Por estas y más razones, estas fechas tan señaladas que acaban de concluir suponen una inyección de optimismo y bienestar que, desgraciadamente, con el fin de estas fechas, no parece que puedan tener continuidad.

Por cierto, ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!

Eguberri eta Urteberri On!