¿SABEMOS DE QUÉ SE TRATA LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA?

“Diseñado para ser desechable”

Cada día pasan por nuestras manos una multitud de objetos que algún día, no muy lejano, “morirán” o dejarán de ser útiles. ¿Pero por qué dejan de servir o quién decide eso?

La obsolescencia programada trata de la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto. Este proceso comienza cuando el fabricante o empresa decide que sus productos no durarán más de un tiempo limitado, programándolos y diseñándolos de tal manera que después del tiempo decidido se tornen obsoletos o inútiles.

Esta idea a la que nos referimos no ha existido siempre, se inventó al comienzo del siglo XX con el objetivo de mantener el crecimiento económico y creyendo que de esta manera nunca alcanzaría un fin. En este momento cabe destacar que hay ilustres decrecentistas que se oponen a esta idea como es el francés Serge Latouche,: "Quien piense que un crecimiento ilimitado es compatible con un planeta finito o está loco o es economista".

Pero los consumidores han cambiado y hoy en día, podemos decir que a pocos les afecta la obsolescencia programada. El sector tecnológico por ejemplo, demuestra que los propios consumidores exigen o “necesitan” novedades continuamente y en un periodo de 12 meses, un producto “de última generación” pasa a ser “antiguo” y surge la necesidad de reemplazarlo aunque siga funcionando.

Ya que el tema tratado es tan interesante y nos afecta a todos, no puede reducirse a estos párrafos. En 2011, se estrenó un documental titulado “Comprar, Tirar, Comprar”, premiado por la Academia de la Televisión, el cual lo explica con todo detalle. En este video, también podemos ver bombillas de infinita duración o medias irrompibles de nailon, ejemplos que nunca hubiéramos pensado que fueran posibles, y mucho más.