Semana Santa y sus efectos en la economía

A penas falta un mes para la Semana Santa y se acercan las fechas para ir reservando viajes, planes en familia…Semana santa es una temporada fuerte para el turismo y que para muchas ciudades, supone el inicio oficial de la temporada turística. Así pues, es una fecha que supone para muchos negocios, ya sea hoteles, restaurantes… un incremento en el número de ventas para el que se preparan durante todo el año. Como ejemplo más cercano tenemos el caso de Sevilla y la zona de Andalucía. No hay datos globales de lo que supone el tirón del consumo que provoca el fenómeno de las procesiones, pero en Sevilla, y también en muchas ciudades y pueblos de todo el país, la gente se echa a la calle durante horas y abarrota las terrazas y los bares. Los estudios que se han realizado hasta ahora sobre la importancia que tiene la celebración de la Semana Santa en la economía de una ciudad dan resultados que van desde los 240 millones calculados para Sevilla a los 42 de Córdoba, los 24 de Málaga. Los expertos que han elaborado los estudios subrayan la importancia de los datos en relación con el PIB de la provincia o de la propia ciudad. Así por ejemplo, la Semana Santa de la ciudad de Sevilla supone el 1,22% de la riqueza de la misma o el 0,7% de la provincia. Si el peso de la Semana Santa en toda España guardara esas mismas proporciones, supondría un impacto económico que estaría entre los 7.160 y los 12.480 millones de euros. Valga como comparación que los ingresos anuales de un gigante como El Corte Inglés son 14.500 millones de euros.

Salir de vacaciones implica gastos que favorecen el flujo monetario de diversos sectores, no solo las familias sacan ventaja de la Semana Santa para hacer diversas actividades, el sector de alimentos también saca provecho al periodo por medio de promociones en sus artículos que incentivan al consumidor a comprarlos. Por lo que aunque las ciudades se abarroten, está claro que los negocios hacen el agosto.