#Slow Fashion Next

Observatorio de la moda

La Responsabilidad Social Corporativa, también conocida como RSC se inicia como una actividad vinculada a la reputación de las empresas, pero que poco a poco se convierte en un objetivo.


Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, apunta que los países del norte de Europa “llevan la delantera: quieren posicionarse como pioneros de moda sostenible”. En España, la respuesta ante el reto de la sostenibilidad viene de las marcas; en el extranjero, viene del consumidor.


¿Consecuencia?: España va más lenta.



Es necesario que haya coherencia en la comunicación al cliente. Cada vez más, la sostenibilidad tiene un componente estratégico para las empresas. Comenzó dependiendo del departamento de marketing y ahora está en gestión de riesgos. Aun falta trabajar en generar valor y nuevas oportunidades.


Nancy Villanueva, directora general de Interbrand, subraya la relevancia creciente de la sostenibilidad, que desde el punto de vista de la marca se está demandando por todas las audiencias. Por su parte, Pablo Bascones, director del área de RSC de PwC señaló que calidad, precio y moda todavíaa son los primeros criterios de elección de los consumidores al adquirir una prenda.


Desde mi punto de vista, la Responsabilidad Social Corporativa debería llevarse a cabo en todas las empresas y organizaciones. Esta actividad es elección de las mismas y se hace de manera totalmente voluntaria. ¿Qué perdemos por ayudar e intentar lograr un mundo más justo? Al fin y al cabo, son los pequeños gestos los que marcan las diferencias.


En el año 2016, H&M y Vogue España lanzaron una colección de vaqueros sostenibles de la  mano de tres jóvenes diseñadores. Unieron fuerzas, en una tercera edición, en el lanzamiento de una colección sostenible de la mano de Herida de Gato, Leyre Valiente y Juan Carlos Pajares, en el marco de la colección “re-nace el vaquero”. Estas prendas están fabricadas con algodón orgánico y algodón reciclado proveniente de la iniciativa de recogida de ropa usada llevada a cabo por H&M.



Datos relevantes



¿Sabías que la moda es la segunda industria que más contamina? La esperanza: la responsabilidad social corporativa y el modelo eco-friendly,


Por detrás de la industria de la moda, se encuentra la del petróleo; sin embargo, a diferencia de ésta, en el caso de la moda el consumo insostenible de recursos naturales y el impacto medioambiental, apenas se miden.


  • Un norteamericano medio tira unos 37kg de residuos textiles al año.

  • Sólo el 10% de la ropa que donamos se vende en puntos de venta locales. La mayor parte termina en países en vías de desarrollo donde desaparecen la producción local de moda y cuajan talleres con producción externalizada de países de primer mundo.

  • Cada día se derraman más de 50 millones de litros de resíduos curtidos en el Ganges. Los químicos pesados como el cromo 6 llegan a las granjas locales a través del suelo y

los productos agrícolas que se cultivan e incluso al agua potable, afectando a la salud de todos los locales.